El recinto ferial

El recinto Ferial representa el mejor ejemplo de arquitectura popular manchega. Construido inicialmente de adobe, fué inagurado el 7 de septiembre de 1783. Josef Ximénez concibió un edificio funcional y práctico para desarrollar actividades comerciales, una vez que Felipe V le otorgara a Albacete un privilegio de Feria Franca anual, en 1710. Único en su género destinado a este fin, supone un auténtivo monumento popular. Genuino símbolo de la ciudad, las sucesivas adaptaciones que ha sufrido no le han hecho perder un ápice de frescura en su identidad. Por su forma, todos le conocen coma “la sartén.

Acciones de Documento
Powered by